Un nuevo curso escolar

Por EQUIPO AICTS / 13 de septiembre de 2021

La llegada de septiembre alumbra el inicio de un nuevo curso escolar, del retorno a las rutinas y a las semanas y meses marcados por el calendario escolar. Claro que, estos años es diferente por la pandemia covid-19, tercer curso afectado por la misma y segundo que comienza bajo sus directrices. Si el 2019/20 culminó en su tercio final con un cierre de los centros educativos, con todas las clases de forma telemática; si el 2020/21 supuso un reto enorme porque había muchísimas dudas, que se solventaron de forma sobresaliente en el caso español; el curso 2021/22 estará marcado por las restricciones y prudencias relativas a la pandemia, por la vacunación de la población de más de 12 años, pero también por las dudas que surgen, lógicas, debido a las nuevas variantes del virus, especialmente la Delta. Sin embargo, no cabe duda que tenemos que mirar el curso que empieza con  la lógica y ya señalada prudencia pero con un escenario más optimista. Esto lleva a que, en los próximos meses, esperemos que podamos centrarnos más en educación y en los retos y desafíos del sistema educativo, y que la pandemia vaya quedando atrás, aunque no estaría de más que algunas medidas que llegaron por la misma, como el aumento de docentes, se mantengan, hecho que no va a ocurrir en todos los casos.

Los que seguirán encima de la mesa serán los debates en relación a la educación y al sistema escolar, todas las necesidades no cubiertas y todo lo relacionado con la igualdad de oportunidades y la equidad, pero también todos los ruidos que se generan alrededor. La pandemia de la covid-19 puso encima de la mesa algunos escenarios que no se tenían en cuenta, en relación a ciertas desventajas de una parte del alumnado, pero también son situaciones que ya estaban ahí. Por otra parte, se insiste en muchas ocasiones en ver todos los lados negativos de un sistema educativo que tiene numerosas virtudes y que hace un enorme esfuerzo. Evidentemente, queda margen de mejora, especialmente en esa igualdad de oportunidades y en el peso del origen socioeconómico en el rendimiento escolar, en la situación del abandono y el fracaso escolar, en la atención y el tratamiento de la diversidad cultural, etc. Siempre al comienzo del curso aparecen algunos indicadores sobre los costes y los gastos de la escuela, este año la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha cifrado una media de 1.890 euros por hijo, incluyendo tanto los costes directos como los indirectos, así como las actividades extraescolares. Obviamente, hay que tener en cuenta que son medias, que hay una enorme variabilidad y que en no pocas ocasiones son los costes indirectos los que van a tener una gran influencia en ese rendimiento escolar. 

Mientras tanto, seguirán los debates seculares en la educación española. Habrá que ver cómo se va implementando la LOMLOE. También todo lo relacionado con la titularidad de las colegios. Y cobra mayor fuerza y relevancia el debate sobre las metodologías de aprendizaje, las competencias y todo lo relacionado con la pedagogía y las didácticas. En el mundo de la universidad, se anuncia la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), otro desafío importante en nuestro país, cambios necesarios en una institución que tiene enormes retos, debilidades, pero que también recibe en no pocas ocasiones numerosos golpes, olvidándose o minusvalorándose las funciones que cumple. De la universidad habrá tiempo para escribir más adelante en este blog. Por lo tanto, bienvenidos al curso 2021/22, del que sin duda daremos cuenta e iremos analizando las cuestiones que vayan surgiendo. También, desde AICTS, seguimos trabajando en diferentes proyectos, tanto nacionales como internacionales, relacionados con la educación, el Estado de Bienestar, la igualdad de oportunidades y la equidad.